La planificación urbana y territorial frente a la crisis de salud por el COVID-19

Cuando el esquema tradicional de la ciudad se trastrueca por un evento extraordinario, como los desastres, la guerra o, como ahora, por una epidemia, los espacios de la ciudad se descomponen porque su uso se restringe y hay una pérdida, automática, voluntaria o no, de la democracia urbana.

Sin embargo, esto genera una reacción esperanzadora, por un lado, y es que, como ciudadanos confinados, comenzamos a apreciar el valor de los espacios de la ciudad; el valor de la sociabilidad cara a cara y tomamos conciencia de que este contacto social que se da en la calle, en la plaza o en el trabajo es más importante que los “likes” de las redes sociales, que a su vez comienzan a tomar su rol en la vida de la gente como instrumento de conectividad social, pero nunca como sustituto del espacio real. Sin embargo, por otro lado, se tiende a demonizar los espacios públicos y el contacto social y con ellos el concepto de ciudad compacta que ha sido promovido por mucho tiempo como la solución para eficientizar los servicios públicos.

En situaciones como las que nos está tocando vivir la dimensión urbana asume un perfil ambiguo; por un lado, la conglomeración urbana, la densidad, es una de las condiciones de contagio, pero al mismo tiempo es lo que permite concentración los servicios de salud que tratan de controlar la situación. Dentro de esa dimensión ambigua el rol de la ciudad informal, marginada y pobre asume toda su dimensión social. Y en la ciudad informal, el caso, sobre todo, de la vivienda precaria. Una pregunta obvia es ¿Cómo se hace una familia de cinco personas que habita una casucha de 18m2 para cumplir la cuarentena?

A partir de la respuesta a esta acuciante pregunta se debe empezar a dar forma a esa nueva ciudad inclusiva y resilientes, capaz de resistir los embates de una crisis de salud como la que nos afecta.

La importancia de la planificación urbana y el ordenamiento territorial se evidencia en tiempos de crisis. Y cada crisis nos trae la oportunidad de repensar las maneras y los métodos de intervenir el territorio. En la actual situación de la pandemia del Covid-19 se debe replantear el abordaje de la planificación del territorio en cuanto a salud, inversión pública y gestión del territorio.

(https://rancier-penelope.blogspot.com/2020/04/reflexiones-desde-la-epidemia-la.html)

Objetivo

Discutir el nuevo rol de la planificación urbana y territorial a partir del impacto del COVID 19.

Días
Horas
Minutos
Segundos

ORGANIZADO POR

MODERADOR

Arq. Omar Rancier

Decano de la Facultad de Arquitectura y Artes (UNPHU)
Encargado del Departamento de Formulación de Políticas, Planes y Proyectos DGODT.

PARTICIPANTES

Arq. Cristóbal Valdéz.

Arquitecto y Planificador Urbano, ex Director de la De la Dirección de Planeamiento Urbano del DN y del Plan Director de Santo Domingo.

Arq. Raul de Moya

Arquitecto y Planificador Urbano. Presidente de la FUDPHU

César Pérez.

Sociólogo y Planificador Urbano. Exdirector del Grupo EQUIS de INTEC.

Arq. Juan Mubarak

Arquitecto y Planificador Urbano. Asesor Urbano de la Alcaldía del DN

Arq. Shaney Peña

Arquitecta e investigadora urbana. Asesora Urbana de la Alcaldía DN

PANELISTAS

Lic. Franklin Santos

(DGODT)

Arq. Erika Oviedo

(DGODT)

Arq. Amín Abel

(ADN)

Arq. Jesús D’Alessandro

(ADN/UNIBE)

David Arbona

Ciudad alternativa

Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram
Ir a la barra de herramientas