UNPHU | Universidad Santo Domingo/ Noticias (Invest.)/ Planifican crear un banco de cerebros en RD para estudiar el Alzheimer

cerebro1

Planifican crear un banco de cerebros en RD para estudiar el Alzheimer

SANTO DOMINGO. Recibir de donantes el cerebro de pacientes fallecidos con y sin Alzheimer para instalar en el país un banco de cerebros es la próxima etapa de una investigación sobre la enfermedad en la que está inmersa desde hace más de 10 años la profesora e investigadora Daisy Acosta.

La doctora está consciente de que instalar un banco de cerebros para avanzar en la búsqueda de una cura para el Alzheimer tendría como obstáculo superar creencias populares, pero sigue adelante con sus planes, junto a la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) y la asesoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Esos cerebros tienen que almacenarse en formol y congelarse a menos 70 grados”, dice.

El Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores. Afecta la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Las causas se estudian, aunque se ha determinado que hay factores de riesgo que precipitan que se presente a más temprana edad. Su tratamiento es costoso; en el país Acosta calcula que un paciente puede gastar unos US$5,000 al año y critica que no esté cubierto por el seguro de discapacidad.

Acosta es sicogeriatra y profesora de Geriatría en la UNPHU. Su área de investigación son las demencias y otras enfermedades crónicas. Aunque duda que a 2025 se cumpla la meta de encontrar una cura para el Alzheimer, no deja de interesarle trabajar por ese objetivo y para que la gente viva con menos discapacidad. En 2003 comenzó junto con un equipo un estudio sobre la prevalencia de la demencia, tomando como muestra 2,000 personas con 65 años o más de los barrios capitalinos Villa Francisca, San Carlos, Mejoramiento Social, Ciudad Colonial y zonas aledañas, por ser áreas típicas del país.

Explica que tocaron 56,000 puertas hasta encontrar la población requerida, a la que se le dio seguimiento en base a un protocolo para examinar su sangre, modo de vida, nutrición, grado de actividad, religiosidad y aparato cognitivo, entre otros. “Nuestro adulto más mayor tenía 103 años (…), estaba cognitivamente intacta, lo que es muy ilustrativo porque nos dice que la vejez y la enfermedad de Alzheimer no son dos cosas iguales”, recuerda.

La primera etapa de prevalencia se terminó en 2007. Acosta destaca que, contrario a la hipótesis de que en la población con alto grado de herencia africana la prevalencia de demencia era menor, se encontró que en los países como la República Dominicana es igual a la de las naciones ricas.

“En esa población tenemos una prevalencia de demencia de 11.6 por ciento (…), lo que quiere decir que tenemos 10 millones de habitantes, con una población geriátrica de más o menos siete por ciento, quiere decir que tenemos más o menos unas 90,000 personas con la enfermedad”, dice.

Vuelven al campo

Una vez que se concluyó la fase inicial, el equipo volvió entre 2007-2010 a buscar a las 2,000 personas evaluadas para hacer un estudio de incidencia, con las que, inclusive, llegaron a mantener un contacto de amistad o cercanía. “Queríamos saber cuántos de esos que estaban sanos se demenciaron y por qué; encontramos que anualmente unas 30 personas más se adicionaban, pasaban de un deterioro cognitivo leve a un deterioro cognitivo mayor”, explica la profesora.

Ahora, el personal de investigación entrará a otra etapa para medir nuevamente la prevalencia hasta 2019. Tendrán que sustituir a los fallecidos y completar las 2,000 personas. “Vamos a ver si la prevalencia ha aumentado, si ha disminuido”, adelanta Acosta.

Hace un mes que el equipo empezó a tocar puertas.

Autor: Mariela Mejía
Fuente: Diario Libre
https://goo.gl/gmaeA2


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú
×